lunes, 29 de mayo de 2017

MX Lindo

 Hoy quiero hablaros de una empresa mexicana en la que podréis encontrar todo tipo de artesanías 100% mexicanas. Se llama MX Lindo y en breve podremos disponer de calzado artesanal elaborado en Mexico. Por ahora, os dejo unas cuantas fotos de las calaveras mexicanas y el precioso pañuelo de Frida que ya tengo en España conmigo. Espero que os guste y que permanezcáis atentos a esta empresa porque promete productos de lo más apetecibles...













martes, 23 de mayo de 2017

Panorama desde el puente


 

Hace una semana tuve el placer de asistir a la puesta en escena de "Panorama desde el puente" de la mano de Óscar Miranda y la Compañía de Creación Escénica. Lo primero que tenía en mente eran 5 sencillos ítems: inmigración italoamericana, años 50, suburbios de Brooklyn, drama, Arthur Miller. De primeras me fascinaban los ingredientes.

En el teatro, como en el cine o cualquier otro arte audiovisual y como ya he hablado en otros post, el maquillaje, la peluquería y el vestuario son herramientas imprescindibles para que un actor pueda sentir el papel que realiza. Y para aquellos que lo vemos sentados desde el patio de butacas su caracterización nos aporta tantos datos e información sobre el personaje como cualquier gesto o giro inesperado de su voz. El vestuario en el teatro es un lenguaje sin palabras, y cuando se le trata con mimo habla por sí solo.

Su carácter, la época en la que se desarrolla la acción o incluso el rango social, su profesión y su nivel cultural pueden venir dados por un simple pañuelo en el cuello, un zapato medio desgastado o una simple elección de chaqueta. Es por eso que el detalle en vestuario es tan esencial que aporta la credibilidad necesaria para que te puedas desvanecer entre las palabras que tejen el texto de una obra teatral .En el caso de "Panorama desde el puente", el vestuario de Bea, la "mamma italiana", es básico para entender la evolución del estado (psicológico) desde inicio a fin o el paso de niña a mujer ( o mejor dicho, la "madonna" que se convierte en la nueva "mamma" americanizada) de Katie.






Eddie, el protagonista de mediana edad que comienza con una cuidada camisa blanca, descubre su lado más salvaje y animal abrazado en cuero y finaliza vistiendo una simple camiseta de tirantes desgastada, desgarrada... ¿Sería igual acaso su final vistiendo su inmaculada camisa inicial con tirantes negros?




Pienso en aquellos inmigrantes italianos llenos de ilusión llegando en barco y viendo por primera vez la Estatua de la Libertad ¿qué llevaban en sus maletas cuando desembarcaron en la Isla de Ellis?

Marco y Rodolpho nos dan la respuesta: dos varones que dejan atrás sus orígenes trayendo consigo chaquetas de pana marrón, chalecos oscuros y colores tierra, la tierra de la que se alejan para alcanzar un porvenir mejor. Su vestuario se va aderezando de toques de color, el color y la vida que ¿quizá? lleguen a encontrar en Nueva York, la ciudad que te puede dar todo o quitártelo. Según cómo te lo montes, porque a Louis parece irle bien y su ropa bastante americanizada ya no deja dudas de que Italia quedó lejos. Es un personaje que vive sin preocupaciones, en apariencia, porque todo aquel que es observador nunca puede vivir sin preocupaciones.




Alfieri viste elegante, casi perfecta... La narradora que ve, oye y tampoco hace nada para evitar el final, como todos. Su look de mujer gélida la sube también al carro de los buenos y los malos, porque así son los personajes de "Panorama desde el Puente". Malos y buenos a la vez. ¿Quién es el bueno, quién el malo? ¿Hay víctimas y verdugos en la obra? Creo que no, el elenco de actores se encarga de llevarte en una montaña rusa de sensaciones y recelos hacia un final de esos que te encogen en el asiento, de esos de los que sales y le das vueltas, ¿por qué ninguno lo habéis evitado?

Eso pensé yo, y luego caí en que yo también estaba absorta en mi butaca sin juzgar a los personajes, hasta que se apagaron las luces, hasta que los fui entendiendo uno a uno y finalmente los entendí a todos. Entendía ese ¿por qué?



El vestuario de Williamsburg Vintage Clothes hilado a la evolución y situación personal de cada personaje es esencial, ya os lo adelantaba en mis letras iniciales. Pero qué sería una simple falda sin un movimiento de cadera de esa mujer italiana que le da vida, qué sería un simple gorro sin unas manos angustiadas y sudorosas que lo estrujan... Del 19 de mayo al 11 de junio en la Escuela de Creación Escénica podéis encontrar la respuesta.